ENVÍO GRATISPARA TODOS LOS PEDIDOS SUPERIORES A $ 60ORDENE AHORA Y DISFRUTE DE HASTA UN 50% DE DESCUENTO!

ENVÍO GRATIS para todos los pedidos superiores a $ 60 | ¡Ordene ahora y disfrute de hasta un 50% de descuento!

Lecciones que nos enseñó Nelson Mandela

Cada vez que surge el nombre de Nelson Mandela, surgen palabras como revolucionario anti-apartheid, nacionalista sudafricano y un icono de la democracia. Y sin duda, todos estos títulos son realmente bien merecidos. 

Pero, ¿quién es el hombre detrás de la leyenda? ¿Qué nos ha enseñado su increíble vida que podamos emular en nuestro día a día? 

  1. Sea siempre fiel a sus principios incluso en las circunstancias más difíciles. Mandela pasó 27 años de su vida en prisión por conspirar para derrocar al estado. Pero a pesar de las dificultades que soportó (soledad, mala alimentación, trabajo agotador y raras visitas de su esposa e hijos), sacrificó voluntariamente sus derechos y libertad para defender sus ideales de igualdad, justicia social y servicio por el bien común. Se negó a hacer concesiones o comprometer su integridad, incluso si eso significaba una pena de prisión más corta para él.
  2. Aprenda del fracaso. Mandela no era un santo y su vida familiar distaba mucho de ser perfecta. Y aunque estaba dispuesto a renunciar a la vida doméstica por la libertad, su familia no estaba preparada para tomar la misma decisión. Esto hizo que descuidara su papel de esposo y padre. Mandela fue el primero en admitir sus fallas y quería ser recordado tanto por sus fracasos como por sus triunfos. Dijo que en la vida hay que no juzgar a otro por sus éxitos, sino por cuántas veces se cayó y volvió a levantarse. 
  3. Es mejor perdonar.  Mandela tenía numerosas razones para estar enojado. Ver cómo se trataba injustamente a sus compatriotas. Las deplorables condiciones en la cárcel. Corrupción en la política. Pero en lugar de vengarse, eligió la reconciliación y la construcción de la nación. Aprendió a dejar de lado su resentimiento por un bien mayor. Sabía que la ira solo podría tener éxito en destrozar a su país. Por eso optó por soluciones más inclusivas a los problemas del país. Eligió el poder curativo del amor sobre la ira.
  4. Un buen líder escucha. Mientras Mandela crecía en la provincia rural del Cabo Oriental de Sudáfrica, veía al regente interino de su pueblo Thembu celebrar la corte y permitir que todos asistieran y tuvieran voz. Mandela adoptó este tipo de liderazgo colectivo que enfatizaba escuchar las opiniones de todos y luego llegar a un consenso. También creía que un buen liderazgo lideraba desde atrás y ponía a otros al frente, especialmente en tiempos de victoria. Luego, cuando el peligro o la incertidumbre estaban presentes, un buen líder debería tomar la línea del frente y asumir la responsabilidad de sus seguidores. 

Nelson Mandela fue verdaderamente único en su clase. Pero le gustaba pensar en sí mismo como un hombre común que se convirtió en líder debido a circunstancias extraordinarias. Aunque no todos podemos ser héroes como él, la forma en que Nelson Mandela condujo su vida y luchó la buena batalla debería ser suficiente inspiración para todos nosotros.